sábado, 29 de septiembre de 2007

Afganistán. Servicio en país en guerra. Los que mueren en tierras extrañas.

Mueren en lejanas tierras

 

Los que realmente están en una región en guerra. Un recuerdo. 

 

Todos los días, al leer el periódico, es corriente ir a la página en la que habitualmente insertan las esquelas que dan cuenta de los fallecimientos habidos en el día anterior, así como aniversarios y actos que se celebran como recuerdo y por el bien de las almas de los fallecidos en otras fechas. Para unos es noticia a tener en cuenta y para otros es simple curiosidad; para todos es ocasión, que suele ser aprovechada, de una oración por los difuntos.

 

 

 

A la mayoría de esas personas difuntas no se las ha conocido. Quizá nos suena algo su nombre, o nos llama la atención el lugar donde desarrolló sus actividades y ello nos sirve para algunas consideraciones de su valía, sobre si su dedicación era para un grupo reducido de personas o, por el contrario, quiso y pudo entregarse de lleno a las necesidades de muchos, incluso de aquellos a los que nunca conoció. Cada persona tiene su historia, de más o menos notoriedad, desde que nace hasta que muere y la suma de esas historias personales es nuestra historia, la de nuestra sociedad, la de nuestra Nación y hasta la del entero mundo.

 

 

 

Hoy queremos recordar a dos soldados de nuestra Patria - Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera - muertos en Afganistán en acto de servicio armado; en un acto de servicio en el que defendían el derecho a la libertad de un pueblo sometido a la degradación de una tiranía cruel, avasalladora de los más elementales principios de los derechos humanos. Fueron a aquella lejana tierra con deseos de liberar a un pueblo y hacerlo partícipe de cuanto supone la dignidad de las personas. No pretendieron, en ningún momento, someter a ese pueblo; todas sus acciones tuvieron, siempre, la mirada abierta y amorosa de la paz.

 

 

 

Allí encontraron la muerte: la muerte de los soldados que cumplen fielmente y con toda generosidad su juramento de servir a la Patria, allá donde fueren enviados. Hoy, en la mañana del miércoles, ha sido ofrecido en su honor, y como muestra del agradecimiento de todos los españoles, el Funeral de Estado, presidido por SS. MM. Los Reyes de España. El Patio de Armas de la Brigada Paracaidista se ha honrado con los féretros que contenían los cuerpos sin vida de esos dos soldados paracaidistas: Germán Pérez y Stanley Vera. Ante ellos España ha expresado su dolor y admiración por la grandeza y servidumbre del soldado.

 

 

 

No estáis solos, soldados que servís a España. Hoy, una vez más, los españoles han sentido en sus almas el respeto que merecéis en todo momento; sin esperar a las ocasiones en las que se produce la ofrenda de vuestras vidas. Los sentimientos afloran de forma visible en ocasiones especiales, pero tened por seguro que todo español, amante de su Patria, os lleva en su corazón en todo momento y ocasión, siguiéndoos con respeto en la dureza del servicio.

 

 

 

Mueren en lejanas tierras nuestros soldados. Ellos han ido allí porque se lo hemos pedido. Han dado la vida por nosotros; por nuestro sentido de la vida. Dedica hoy una oración por las almas de dos soldados que han hecho honor, en Afganistán, a su juramento.

 

 

 

Manuel de la Hera Pacheco.- 26.Septiembre.2007

No hay comentarios: