jueves, 9 de octubre de 2008

La mina de Daroca merece mejor suerte.




Hay una obra hidrológica del siglo XVI, única en su género, excavada en roca, que hace que el Barranco de Daroca se desvíe hacia el Jiloca evitando los daños que inundaciones sucesivas habían hecho sufrir a esa localidad.

Hoy, como una muestra más de dejadez, para acceder a la mina, se llega por un camino de tierra nada cuidado, que es, sencillamente un "camino de cabras" y se encuentra un panel explicativo roto y deteriorado donde te quedas a "mitad de la historia"... si bien lo suficiente como para saber que "La mina de Daroca" se merece más.

No hay comentarios: